22.9.06

Una mujer desnuda y en lo oscuro

Ayer recibí un e-mail de YouTube. En él, con muy buenas palabras, se me comunicaba que habían eliminado de su pagina la escena que colgué, de la película The Wicker Man, en la que una desnuda e insinuante Britt Ekland danzaba de noche en su habitación. Los gestores de YouTube consideran que el vídeo en cuestión posee un contenido de naturaleza inapropiada. ¿Acaso las mujeres no tienen un par de tetas y un culo? ¿Son, nuestras bellas féminas, de naturaleza inapropiada? ¡Válgame Tutatis!

Examinando los términos de uso de YouTube, aparte de prohibir colgar cualquier tipo de material que tenga protegidos sus derechos de propiedad, dejan claro que su web permite la entrada a mayores de 13 años.

Partiendo de la base que la mayor parte de películas tienen copyright, tendrían que eliminar del YouTube más del 75% de clips expuestos, muchos de ellos meros extractos del films protegidos. Y, en ese aspecto, se saltan la normativa a la torera.

Vayan al YouTube y hagan la búsqueda de clips tecleando el vocablo ingles “violence”. Alarmante la de barbaridades salvajes y brutales que podrán descubrir entonces en esa página. O sea, según ellos, una personita de 13 años puede ver, por ejemplo, escenas de guerra y matanzas reales, pero jamás podrá gozar de la visión de una mujer hermosa y desnuda.

La falsa moral siempre me ha crispado. Cualquier día de estos, con la malsana intención de provocar a los webmasters del YouTube, les colgaré un clip, sacado del film de Ventura Pons Amor Idiota, en el que Santi Millán coloca su miembro entre las exquisiteces de un plato d’escudella i carn d’olla.

Conclusión: o los del YouTube son unos reprimidos sexuales u odian de mala manera a la pobre Britt Ekland. O puede que sencillamente les guste más lo del Santi Millán...