30.12.12

Recapitulando (I): Lo más mejor del 2012

Al igual que en temporadas anteriores y siguiendo la tradición, por estas fechas es casi obligatorio darle un repaso a lo mejor del año, destacando los diez títulos que más me han enganchado. Una temporada irregular en la que, sin embargo, han brillado algunas películas por encima de otras. En esta ocasión, la elección no ha sido excesivamente difícil, aunque se han quedado algunos excelentes productos en el tintero, como El Irlandés, los Piratas de la Aardman o la más reciente El Alucinante Mundo de Norman.

Como ya es habitual, las mejores películas del 2012 irán numeradas de lo mejor hasta lo más mejor. O sea, del 10 al 1.

10.- Carmina O Revienta. El debut tras la cámara y en el guión de Paco León no podría haber sido más estimulante. Una especie de docudrama familiar que, interpretado por su propia madre (contundente Carmina Barrios), se convierte en un todo un canto a esa picaresca española que tanto le ha dado a nuestra filmografía. Cercana al espíritu gamberro del Torrente de Santiago Segura, la cinta navega entre el friquismo y el cutrerío patrio y se muestra totalmente victoriosa en el retrato de una familia disfuncional marcada, ante todo, por la figura de una madre todoterreno dotada de un sentido muy peculiar de la ética. Huyendo de lo que prometía ser un melodrama suburbial, León apuesta por una comedia muy sui géneris en la que la escatología, el surrealismo y algún que otro toque gomaespumoso se alzan en sus grandes protagonistas.
 

9.- Tenemos Que Hablar de Kevin. Un melodrama introspectivo y de narrativa compleja que, a pesar de su dureza argumental, se salda con resultados excelentes. Dirigida en EE.UU. por la escocesa Lynne Ramsay, la película se centra en el estado depresivo de una mujer que se plantea hasta que punto contribuyó al violento carácter de su hijo mayor, un chico que en su adolescencia cometió un acto de brutalidad excesiva. Huyendo de la narrativa lineal habitual y apostando por acercarse a sus personajes a través de cierta dispersión temporal, la realizadora acierta en su planteamiento expositivo pues, de este modo, matiza mucho mejor ciertos aspectos que resultan clave en la deconstrucción del sombrío carácter del joven, un muchacho que tiene más de monstruo que de teenager. Un producto reflexivo, turbador, por momentos terrorífico y con cierto regusto a tragedia griega. Un ejercicio de estilo, de tonos rojizos y capaz para dejar un montón de dudas en el espectador. Atención a la magnífica interpretación de Tilda Swinton.
 

8.- Arrugas. Premiada con el Goya a la Mejor Película de Animación y al Mejor Guión Adaptado, la cinta de Ignacio Ferreras traslada a la gran pantalla el cómic homónimo de Paco Roca. En ella se refleja la vida en un centro geriátrico y se aproxima al terrible Alzehimer a través de los ojos de un anciano que ha empezado a sufrir sus primeros síntomas. Conmovedora y tierna, a pesar de su aparente dureza, no renuncia a volcar una gran pizca de humor en su narración, dándole al trabajo un claro aspecto de cuento para adultos. La pérdida de la memoria nunca había sido tratada con tanta delicadeza y elegancia.
 
 
7.- Mi Semana Con Marilyn.  Ambientado en el Londres de 1957, el film repasa un episodio muy concreto de la vida de Marilyn Monroe, casi anecdótico, que sucedió durante la filmación de El Príncipe y la Corista. Más que en el set de rodaje, su realizador (Simon Curtis) centra su atención en la relación que se estableció entre la estrella y el tercer ayudante de dirección, un joven que se aproximó humildemente a la actriz y la apoyó en sus momentos de incertidumbre: una tierna relación, marcada por el feeling mutuo y por la delicadeza con la que ambos personajes aceptaron su encuentro. Un cariñoso y apasionado modo de tratar la figura de Marilyn que se apoya en la magistral interpretación de una fenomenal y metamorfoseada Michelle Williams capaz, incluso, de conseguir una mirada triste idéntica a la que en muchas ocasiones luciera la protagonista de Vidas Rebeldes. El cine visto desde las bambalinas. Un icono sexual bajado con afecto hasta niveles terrenales. Un amor platónico retratado con una elegancia exquisita. ¿Quién da más?

6.- Terraferma. Pésimamente estrenada, la película supone una buena muestra del cine italiano actual. Un producto crítico y de emociones calibradas, tras el que se esconde un contundente juicio en contra de la ley implantada por Berlusconi acotando demasiados márgenes en cuanto a la entrada en el país de pateras procedentes del Norte de África. Un film vibrante y comprometido, lleno de momentos emotivos y, al mismo tiempo, capaz de ofrecer, con un mucho de sorna, pasajes cercanos a los de la mejor comedia mediterránea. El neorrealismo no ha muerto: su director, Emanuele Crialese, lo ha recuperado de nuevo. Un trabajo sensible y comprometido.
 

5.- La Invención de Hugo. Un emocionante homenaje al nacimiento del cine como propulsor de sueños. El maestro Scorsese cambia de estilo, aunque se mantiene fiel a esa reconocida fascinación personal que siente por el Séptimo Arte, asi como por la magia que desprende. Un trabajo apasionado, imprescindible y de visión obligatoria, tocado por la hechicera varita de Georges Méliès, uno de los pioneros del cine al que la película se le acerca de manera afectuosa, desde una óptica mágica y con una ternura exquisita. Un gigantesco tributo al cine construido a golpe de pequeños guiños; divertido, tierno, emotivo, elegante... Simplemente una obra mayúscula, única y distinta que incluso aplica la tecnología del 3D de forma inteligente. Y es que el cine aún sigue teniendo las mismas aspiraciones de barraca de feria que en sus inicios.
 

4.- Los Descendientes. Un film compacto, emotivo y envolvente, protagonizado por un George Clooney fuera de serie. Un melodrama de tintes familiares ambientado en los (antes) exóticos paisajes de un Hawai en plena decadencia. Una cinta conmovedora, de guión preciso y diálogos brillantes. Todo está en su sitio, calibrado para que funcione como un engranaje de precisión. Sensible y al mismo tiempo dotada de un peculiar sentido del humor, hurga en los sentimientos del espectador sin caer en la truculencia de la lágrima fácil. Amor, muerte y decepción, todo ello orquestado por el particular punto de vista de Alexander Payne.
 
 
3.- Mátalos Suavemente. Cine negro en mayúsculas, con un sinfín de personajes estrambóticos pululando en pantalla y descritos a la perfección. El ritmo del film es tranquilo. Su historia avanza poco a poco, sin prisas pero sin pausas. No hay precipitación válida. No es una película acción. Es una película violenta, sin más; de ráfagas de brutalidad muy esporádicas, aunque totalmente contundentes. Parece Tarantino, pero no lo es. Todo se debe a la fuerza de la letras de George V. Higgins, escritor de Coogans’s Trade y de cuya novela ha echado mano Andrew Dominik, su realizador. Un trabajo explosivo y cargado de mala leche que, en su trama, no renuncia a mostrar paralelismos sobre la estructura empresarial y las acciones de la mafia con el perfil político de la crisis económica actual., Todo un delirio visual y literario del que cabe destacar a un inmutable Brad Pitt en la piel de un frío y metódico asesino a sueldo.
 

2.- Los Idus De Marzo. Un thriller político, muy en la línea de los que se realizaron en los años 70, en el que se reserva un pequeño pero sustancial papel su propio director, George Clooney. El film transcurre a lo largo de una campaña electoral, mostrando los tejemanejes y subterfugios que utilizan los dos oponentes y sus respectivos equipos: un complot político, lleno de traiciones y juegos sucios, equiparable al que llevó a la muerte a Julio César. No cuenta nada nuevo que no sepamos de antemano sobre corrupción política y la falta de escrúpulos de muchos mandatarios. Pero todo cuanto expone lo hace de forma inteligente, sin tapujos, yendo directo al grano, disparando allí donde más duele y aproximándose al mundo de la política como si se tratara de la mismísima mafia. Las ansias de poder de ciertos personajillos son tan grandes que ninguno de ellos duda en darse un gran baño de mierda con tal de lograr su objetivo. El arribismo está servido.
 

1.- La Parte de los Ángeles. Ken Loach se reinventa. Y lo hace sin renunciar a su tónica social habitual, pero añadiéndole un toque de comedia y un punto de optimismo difícil de encontrar en el grueso de su obra. Lo que se inicia como un drama social más dentro de su filmografía, poco a poco cambia de tercio para adentrarse en la comedia; una comedia humanista que desemboca en un film de intriga con gran golpe incluido y en el que juega una baza muy especial el universo del whisky y el arte de su cata. Una película sobre segundas oportunidades; un canto de amor a Escocia, a su whisky, a sus faldas y, ante todo, un tratado de humanismo en tiempos difíciles. Para paladares exquisitos.
 
 
En un próximo post, lo más peor del 2012.

14 comentarios:

Spaulding dijo...

¡Coño!... Se me quedó colgada otra gran película: ARGO.....

Andrew Zimmerman dijo...

Como siempre, una lista muy personal. He visto 6 de las 10.

Hecho de menos Ruby Spark, que me gustó mucho y me pareció muy original.

No me motiva demasiado Hugo y tampoco creo que lo de Carmina sea para tanto (por ejemplo, lo pasé mejor con El Mundo Es Nuestro), pero bueno, son divergencias puntuales propias del gusto de cada cual.

Poner a Ken Loach el primero es muy osado. Habrá que verla.

Anoto esas 4 que me faltan como prioridad en los próximos meses.

Gracias una vez más por tu lista, una de las entradas que leo cada enero.

Feliz año nuevo!!!

Andrew Zimmerman dijo...

aysssss EEEcho de menos

caligula dijo...

No está Shame... lo pondrá en lo más peor? o me he liado y esa es del año pasado?

Andrew Zimmerman dijo...

Por cierto, hoy he visto Mátalos Suavemente y La Parte De Los Ángeles. La de Loach me parece muy normalita, en mi opinión lejos de ser la peli del año. He disfrutado más con esa historia negrísima de Andrew Dominik, que hará su propia versión de Marilyn próximamente. Ya solo me queda la de Kevin y Terraferma para completar el Top 10 :D

Spaulding dijo...

Caligula: La de Shame es del 2012. No estará entre lo más peor, pereo tampoco entre lo más mejor, a pesar de que me gustó.

Don Zimmerman: celebro que la haya gustado la de Dominik. A mi la de Loach me encanta por su "inesperado" optimismo. Y más teniendo en cuenta los tiempos que corren y lo gris que siempre se ha mostrado el director con sus películas.

caligula dijo...

A mí es que Shame, sólo por la chiquilla esta que no recuerdo el nombre cantando New York New York ya me la pido. Aunque este año me da a mí que no ha habido ninguna peli espectacular (y ahora vendrá Don Maldito y dirá que sí que la hubo... el caso es llevarme la contraria!!)

Spaulding dijo...

En realidad, ha sido un año de una cosecha muy, muy, pero que muy flojita. Tal y como usted dice, caligula, sin ningún título fuera de serie.

El Señor Lechero dijo...

¿El Hobbit y Los Miserables no entrarían también en 2012?

Spaulding dijo...

Aún no las he visto, Sr. Lechero... Podría ser... En cuanto al Hobbit no tengo muchas esperanzas. Y Los Miserables... pues eso, tendré que verla.

Cuando me las haya tragado, les cuento.

ikusidugu dijo...

Personalmente estoy con calígula en el caso de 'Shame', creo que es una gran película, con un tema muy bien tratado (sin caer en obscenidades made in T5) y con una genial interpretación.

También coincido con Sr. Lechero, y su propuesta de "Los Miserables"... a mí (al revés que a la crítica) me llegó y mucho, como lo hizo en su momento, y salvando todas las distáncias, "Hugo".

A ver que nos depara el 2013!!

Crítico Maldito dijo...

Oíga y Amour, la de Haneke me encantó. Pero es verdad que aquí se estrena el 11 de enero.
Y sí, amigo Calígula, espectacular es el Caballero renace, hostias... Y seguro que hay otra, pero no me ha dado por pensar... Seguro que la hay...

Carmina o Revienta es normalita tirando a tontería y la de Idus de Marzo es pesadita. En el resto coincido... Mientras no ponga al Caballero en lo más peor, vamos bien...

caligula dijo...

No sé, don maldito. A mí la del caballero renace no me convenció mucho. Sería porque las otras dos, sobre todo la del Guasón, me gustaron mucho más, y en la tercera se empeña en repetir el final de la primera y las cosas pasaban porque sí. Aunque no le quito el mérito a las escenas de acción (esa toma de Wall Street por el 15M cabreao y lo del avión del principio)

Anónimo dijo...

http://www.prendaspublicas.com/2010/05/05/fashion-films-a-new-era/comment-page-1/#comment-3912