13.2.13

Optimismo bipolar

Tras The Fighter, un melodrama ambientado en el seno de una familia con dos hijos boxeadores, David O. Russell, en su nuevo film, ElLado Bueno de las Cosas, vuelve a incidir en las relaciones familiares. Y lo hace centrándose, ante todo, en la figura de Pat, un joven profesor de escuela que, tras estar ingresado en un centro psiquiátrico durante una larga temporada, regresa a casa de sus padres, con su bipolaridad a cuestas y dispuesto a reconciliarse con su esposa.


Las familias disfuncionales y los enfermos bipolares dan mucho de sí en el mundo del cine. Normalmente, su tratamiento es más bien sórdido y de mal rollo. Pero O’Russell rompe con esa regla y afronta los problemas psíquicos de Pat y sus allegados desde el prisma de la comedia, acercándose al melodrama, de forma muy sutil, en contadísimas ocasiones. De hecho, tal y como indica su título, la cinta se enfrenta a los conflictos emotivos y de personalidad de su protagonista de un modo ciertamente positivo.

Bradley Cooper es el encargado de dar vida a ese Pat empecinado en hacer lo imposible para recuperar a su esposa, a pesar de que ésta haya conseguido una orden de alejamiento. Un espléndido Cooper que, al mismo tiempo, destila una química increíble con Jennifer Lawrence, esa chica de LosJuegos del Hambre y de la magnífica Winter’s Bone, que en esta ocasión cambia de registro, de forma sorprendente, para meterse en la piel de Tiffany, una joven viuda que se cruza en su camino, también con problemas psíquicos y que intentará ganarse (no sin esfuerzos) el amor del desorientado Pat.


Como contrapunto a los tiras y aflojas de Pat y Tiffany, están los padres de él, Jacki Weaver y Robert De Niro o, lo que es lo mismo, Dolores y Pat Sr.; ella, más que correcta en el rol de madre sufridora y ama de casa, mientras que él, De Niro, ofrece una de sus mejores interpretaciones de sus últimos años: deja su histrionismo habitual a un lado y encarna con total solvencia y mucho sentido del humor a un tipo supersticioso y atrapado por las apuestas del fútbol americano.


Un producto sencillo y funcional, de agradable visión, que se alimenta de un buen guión, repleto de diálogos y situaciones ingeniosas, y de un considerable número de entrañables personajes secundarios, como sucede con el corredor de apuestas que se pasa todo el día en casa de los padres de Pat o con ese loco, obsesionado por su pelo, que intenta escabullirse del centro en el que está internado.

A buen seguro que sus nominaciones al Oscar de este año, incluida la de mejor película, sean debidas a ese sanísimo optimismo que destila toda su proyección.

9 comentarios:

Crítico Maldito dijo...

Y el negro tiene mucha gracia, amigo Spa, que se le ha olvidado...

Spaulding dijo...

¡Toma! Y el psicoanalista también, pero no los voy a enumerar todos, buen hombre. Faltaría más, ¡pardiez!

Crítico Maldito dijo...

Pues capacidad para hacerlo tiene.

caligula dijo...

Don Spa capacidad para escribirlos todos la tiene, eso de fijo. Otra cosa es que un servidor, con sus limitaciones, tenga la capacidad como para leerlo y comprenderlo todo. Se agradece que lo tenga en cuenta en sus críticas.

El Señor Lechero dijo...

Si les digo que me voy a ir a ver el Motorista Fantasma II al catre ¿me lo tendrán en cuenta?

Crítico Maldito dijo...

Mientras no se vaya al catre con el motorista fantasma que no es otro que el Cage. Eso sí, si lleva peluquín tendría un pase, amigo Lechero...

jordim dijo...

Completamente de acuerdo con la crítica.

El Señor Lechero dijo...

En la peli sale Violante Placido, don Crítico, la hija de aquel Michele Placido que se hizo célebre en la tele española de 1989 por las diferentes entregas de "La Piovra". Es guapilla.

Persi Music dijo...

Me gusto bastante la pelicula. Muy buena la página por cierto. Te paso nuestro link, también hacemos críticas de cine:
http://persimovies.wordpress.com/ Si te interesa podemos intercambiar enlaces. Saludos!