6.8.13

El primo hermano de John McLane

Tras un largo parón vacacional, regreso con las pilas cargadas y dispuesto, en un principio, a irles ofreciendo información, a modo de pequeñas grajeas vitamínicas, sobre los títulos que he ido viendo durante este periodo de ausencia bloguera total.

Hoy empiezo con Objetivo: La Casa Blanca, una action movie compacta y entretenida. Cine de evasión al cien por cien, con esa cosa insufrible del Gerard Butler ejerciendo de héroe de acción aunque perfectamente respaldado por gente como Aaron Eckhart, Morgan Freeman o Angela Bassett. Dirige, con pulso firme y eficacia, un Antoine Fuqua al que le ha costado convencer a las plateas desde su carismática y potente Training Day.

La cinta no es más que un claro acercamiento al estilo de la Jungla de Cristal, sin John McLane pero si con Mike Banning (el insoportable del Butler), un ex agente del servicio de seguridad del presidente de los EE.UU. que,  a pesar de estar traumatizado por un accidente del pasado, pasa a ser el único hombre disponible para deshacer un entuerto que podría poner en peligro la estabilidad de su país: el presidente y algunos peces gordos se han convertido en rehenes de un violentísimo comando coreano que acaba de tomar la Casa Blanca.

No esperen muchas sorpresas ni un guión despampanente. Sólo por la brillantez de sus innumerables escenas de acción (no tiene desperdicio alguno la larga secuencia del asalto a la Casa Blanca) y el nervio que le imprime Fuqua a la historia, ya hay más que suficiente para disfrutar con la propuesta. El entretenimiento está servido.


Si en lugar del Butler fuera otro el pájaro protagonista, el asunto seguramente aún funcionaría mejor.

3 comentarios:

El Señor Lechero dijo...

¿Son los malvados coreanos los malos en esta ocasión?

Gabriel dijo...

Muy de acuerdo. Salvo que el Butler no llega a darme el desagrado que le provoca a usted. Me funcionó mucho más de lo que pensaba. Y sí, los malvados son los coreanos.

John Constantine dijo...

Para el presupuesto que tiene la película -muy mediano- luce pero que muy bien en pantalla, como peli de gran presupuesto.