22.5.13

La humanidad en peligro


Tras el fiasco que supuso Tron: Legacy, Joseph Kosinski regresa a la ciencia-ficción con Oblivion, un pretencioso trabajo, con varias concesiones a la taquilla, que, en el fondo, no es más que otro descarado producto para potenciar la figura de su protagonista principal, Tom Cruise, todo un chupóptero profesional de cámara que no cesa de robar planos a sus compañeros. Vaya, que la película, a pesar de ofrecernos una correcta y esforzada interpretación del actor, no pasa de un nuevo Festival Cruise.
 

Año 2077. La Tierra ha sido destruida tras la guerra entre humanos y extraterrestres, los scavengers. El planeta está desolado. Sus habitantes han tenido que emigrar a Titán, una de las lunas de Saturno. Sin embargo, algunos se han quedado para ejercer de vigilantes en una ardua tarea para extraer recursos vitales después de la larga contienda con los scavs, seres que aún siguen pululando por el planeta. Él es mecánico de drones, unas naves no tripuladas que ayudan en los trabajos de inspección. Atiende por Jack Harper y vive en una sofisticada estación espacial al lado de Victoria, su actual compañera sentimental. Durante una de sus misiones y tras el rescate de Julia, una humana hibernada, descubrirá un secreto que reavivará sus recuerdos y dará pleno sentido a su existencia.


Las intenciones del film son buenas. Pero no pasa de las intenciones. Pretende recuperar el espíritu más clásico del género, homenajeando al mismo tiempo, entre otros, a títulos como 2001: Una Odisea del Espacio o El Planeta de los Simios (con varios iconos de la arquitectura neoyorquina enterrados en la arena, incluida la Estatua de la Libertad), pero se pierde en un maremágnum de lagunas y episodios en nada clarificadores, convirtiendo la historia planteada en una losa (a menudo indescifrable e ilógica) para el espectador.

Técnica y visualmente impecable, la cinta se apoya, ante todo, en un espectacular despliegue de efectos especiales y en el loable diseño de los artefactos de que disponen sus pocos supervivientes, potenciando así el contraste entre el estado ruinoso del planeta y las nuevas y brillantes tecnologías, al tiempo que ofrece algunas escenas (aunque muy aisladas) de acción al más puro estilo del Hollywood actual (como sucede con el ataque de los drones a la guarida de los rebeldes). Todo ello muy bonito y muy sutil, a pesar de que la historia (enmarañada donde las haya) no avance hacia ningún lado.


Por desaprovechar, el tal Kosinski hasta desperdicia a un actorazo como Morgan Freeman (el cabecilla de los insurgentes) y no explota en absoluto el personaje (en el fondo, clave) de Olga Kurylenko, actriz que queda totalmente desplazada por la inquietante presencia de Andrea Riseborough, su rival femenina en pantalla.


Un film fallido, aburrido y exageradamente hinchado. A años luz de los grandes clásicos de la ciencia-ficción a los que pretende acercarse.

4 comentarios:

caligula dijo...

se ha muerto Steve Forrest, más conocido como el Harrelson aquél que tenía sus hombres en aquella serie de hace años.

¿Me he explicado? bueno, dejo el enlace por si no me he explicado:

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/23/television/1369306516.html

perickko dijo...

Totalmente de acuerdo, infumable

Ale Devoto Man dijo...


Ahora bien, se puede decir que no solo su argumento es minúsculo sino que su reparto también lo es. De hecho, el relato, transcurre la mayor parte del tiempo en torno a tres personas. Nos referimos a Andrea Riseborough y Olga Kurylenko, enfrentadas por el amor que sienten por Tom Cruise. Posteriormente se produce la incorporación de Morgan Freeman y compañía, pero eso ya es otra historia.

En cuanto a las producciones de ciencia ficción, todas tienen los siguientes elementos en común: abundancia de naves espaciales, vehículos de combates, bases militares e incluso centenares -mejor dicho millares- de soldados. En este aspecto, Oblivion, carece de tal sobreabundancia.

Como habrás notado, esta producción es muy distinta a lo que ya nos tienen acostumbrados. Si bien cuenta con una determinada cantidad de elementos futuristas -que permiten que la podamos incluir dentro del género- su mensaje y desarrollo son muy distintos al resto.

Dicho en otras palabras, Oblivion es una historia que se focaliza sobre los sentimientos de un hombre -Tom Cruise, que siente un profundo amor y respeto por la tierra-, y no sobre la exposición de tecnologías durante el desarrollo de batallas siderales.

Asimismo, si bien es cierto que hay escenas de acción, su objetivo primordial es diferenciarse del resto -centrándose en el lado introspectivo del protagonista- y, de hecho, lo consigue.



Tom Cruise junto a Olga Kurylenko y Andrea Riseborough


En este aspecto, Oblivion, es muy distinta a todo lo que estamos acostumbrados a ver. Y mas allá de que su argumento es bastante simplón, consigue que el espectador se mantenga alerta a todo lo que va sucediendo y esto lo obtiene a través de armar el rompecabezas de a poco. Es decir, omite determinados detalles -que posteriormente se nos irán revelando- junto a otros pequeños pormenores que consiguen enriquecer al relato. Si quieres ver cuáles son los puntos más destacados de esta producción haz click aquí.

Asimismo, esta producción, está dotada de una musicalización compuesta por el grupo de música electrónica M83 que, al decir verdad, posee muchas influencias del maestro Hans Zimmer (Batman de Nolan).

En pocas palabras, este film posee acción, emoción, romance y una visión introspectiva en cuanto a los sentimientos, el valor de la vida y el cuidado de nuestro planeta. Desde mi óptica, esta es una gran película que nos está dando algo distinto –muy pocas veces considerado en el cine de ciencia ficción contemporáneo- y eso debe valorarse.

calificación: 8.5/10

El Señor Lechero dijo...

Mi santa y yo pasamos un rato entretenido viendo la peli, pero me hubiera gustado que desarrollaran más la figura del personaje de Lina Morgan Freeman, y que le hubieran dado más cancha a Jamie Lannister.