20.3.13

Baile de máscaras


Los hermanos Wachowski (Andy y la reconvertida Lana) junto a Tom Tykwer, han urdido una empanada mental que, con el título de El Atlas de las Nubes, explora en las causas y efectos futuros para toda la Humanidad de las acciones individuales. Casi tres horas de duración al servicio de un producto fragmentado, pretencioso y aburrido.

Seis son las historias por las que se mueven los tres directores; seis fabulas que van alternándose de manera aleatoria a lo largo de su dilatado metraje, un tanto sin orden ni concierto y con mínimos puntos confluentes. La faraónica propuesta de los Wachowski & Tykwer abarca la friolera de seis siglos, desde el XIX al XXIV. El pasado, el presente y el futuro a golpe de actos que irán influyendo en el devenir de la historia del mundo, desde el esclavismo hasta un futuro desolador, pasando  por un presente marcado por las fuentes energéticas. Un collage cansino, tanto de personajes como de relatos, que demuestra con claridad eso del que quien mucho abarca, poco aprieta.


Para el espectador, lo más distraído de la función estriba en descubrir que actor se esconde tras el maquillaje y los disfraces de la mayoría de los personajes, pues todos interpretan distintos roles. Así, por ejemplo, Tom Hanks, Halle Berry o Jim Broadbent, dan vida, cada uno de ellos, a más de media docena de personajes distintos, a veces a través de un trabajo de maquillaje modélico y otras de forma bastante ridícula y acartonada. Sea como sea, una vez transcurrida la primera hora de proyección, uno acaba hasta las narices del inacabable baile de máscaras.


Pasajes que recuerdan en exceso a Matrix, como los que transcurren en la futurista Neo-Seoul (con una estética muy a lo Blade Runner), o su falta de nervio narrativo (a pesar de su cansino empeño en orquestar un frenético montaje barajando todos los episodios), denotan la falta de inspiración de un terceto de directores dispuestos a epatar (engañosamente) con un film nacido con ganas de convertirse en película de culto.


Largo, presuntuoso y, con tanto disfraz, jodidamente ridículo. Y lo peor de todo es que, en muchos casos, la (buscada) relación entre historietas es francamente imperceptible.

10 comentarios:

caligula dijo...

Qué pereza me da esta película!! el otro día me propusieron ir a verla, y decidí que mejor me iba a ver Siete Psicópatas, que a mí me gustó mucho, pero la he recomendado por ahí y dos amigos han dejado de hablarme...

Y ahora vamos a coger la pala y enterrar:

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/21/cultura/1363865178.html

Harry Reems, conocido únicamente por ser el de Garganta Profunda.

Crítico Maldito dijo...

Pero, entonces, amigo spaulding, le ha gustado la película o no?

Spaulding dijo...

Pues no, no me ha gustado, don Crítico... ¿o no se ha dado cuenta?

Siete Psicópatas me gusta mucho. de lo mejorcito de la última edición de Sitges, tal y como dejé constancia en su día.

Ale Devoto Man dijo...

Querido Spaulding, he descubierto tu blog y me siento muy ameno con el, es muy calido. A continuacion te dejo mi opinion de este film:
Esta película es un producto sumamente fallido. Las razones son las siguientes:

-El mensaje central de la película (la reencarnación) esta pesimamente descripto, ya que han coqueteado en contarlo desde distintos puntos de vistas, sin centrarse en ninguno en particular. Por lo tanto, los espectadores que no conozcan de antemano este dogma terminaran sumamente confundidos.

-Esta película no consigue conmover absolutamente a nadie. De mas esta decir que a los realizadores no les sirvió de nada convocar a Tom Hanks, ni utilizar técnicas narrativas calcadas de los films de Spielberg.

-La extensa duración de la película (casi tres horas).

-La infinidad de personajes y de historias que son absolutamente forzadas a conectarse y, sin embargo, nunca lo consiguen.

-Las prótesis que utilizan los personajes para interpretar a los diversos personajes son decadentes. Al decir verdad, esto derrumba la credibilidad de la película ya que es bastante irrisorio ver a Hanks y compañía utilizando pelucas, lentes de contacto y calvicies postizas. Un error imperdonable para los hermanos Wachowsky, ya que podrían -a través de la digitalización- darles a los personajes un aspecto más honorable sin necesidad de caer en el ridículo.

De mas esta decir que el que utilizaran actores occidentales para interpretar personajes orientales es de lo más patético que vi en mucho tiempo.

-La confusión generada en el espectador, ya que luego de terminar de ver la cinta no sabrá si vio una obra maestra o una basura.

Calificación: 5/10

La nota completa la tienes aqui: http://peliculasyseriesvistas.blogspot.com.ar/2013/02/critica-de-cine-pelicula-cloud-atlas-el.html

Muchas gracias por todo.

El Señor Lechero dijo...

Me adelanto a maese Caligae para mentar que se nos ha ido el maestro Jesús Franco. Don Crítico, atesore aquellas confidencias de taxi como oro en paño.

caligula dijo...

A eso venía yo precisamente, don leches. Don Crítico Maldito estará hoy de luto riguroso.

Spaulding dijo...

Cuando pueda, buena gente, haré un pequeño post sobre don Jesús Franco. Ahora estoy reposando de una breve intervención quirúrgica de esas menores... Nada importante. Quizás mañana esté con ánimos para ello.

caligula dijo...

Espero que se mejore usted prongo, don Spa, y si no es nada importante, mejor que mejor.

Y yo que venía otra vez con la pala en ristre: Mariví Bilbao, a sus 83 años y después de pasar la última década en TV haciendo esa cosa del portero y su continuación en la competencia (des)gracias a Jose Luis Moreno

El Señor Lechero dijo...

Suscribo lo dicho por Micer Caligae sobre su recuperación, maese Spaulding. Como decían en ¡Vaya Tele! Mariví Bilbao seguirá viva en nuestros corazones mientras se repongan las dos series que le dieron fama.

caligula dijo...

ale. Le ha tocado irse al hoy a Bigas Luna...