24.7.16

A punto de hibernación


Mike Thurmeier y Galen T. Chu han sido los directores encargados de llevar a cabo la quinta entrega de Ice Age, Ice Age: El Gran Cataclismo, una serie de animación que se inició en el 2002 y que ha ido mostrando las aventuras y desventuras de un grupo de animales que intentan sobrevivir a todo tipo de catástrofes climatológicas y geológicas desde la formación de la Tierra. Mamuts, zarigüeyas, perezosos, tigres y ardillas, entre otras muchas especies, se agrupan para hacer frente a todo tipo de desastres, siempre bajo un prisma (bastante dulzón) de glorificación de la unidad familiar.


Este episodio, uno de los más irregulares (por no decir directamente malos) de la saga, ya empieza a pedir a gritos que los responsables de la misma empiecen a pensar en la hibernación de la misma. La originalidad de los primeros capítulos ha desaparecido por completo, cayendo en la repetición abusiva de un sinfín de tics y tópicos ya demasiado conocidos por los espectadores.

En esta ocasión, la interesada ardilla Scrat, en su imparable persecución de una bellota para beneficio propio, con sus peligrosas piruetas provocará una serie de sucesos cósmicos que terminarán por amenazar al mundo de Ice Age con la caída de un asteroide; una ardilla que, a pesar de seguir siendo lo mejor y más divertido de la entrega (y aun conservando ese toque de homenaje a los cartoons más clásicos), empieza a resultar también un tanto cansina.

Quizá sea por ello que, en compensación a la falta de inspiración que demuestran los guionistas con Scrat, recuperan a la comadreja tuerta Buck (una especie de alter ego de Rambo), un personaje que vio la luz en su tercer capítulo (El Origen de los Dinosaurios) y que se olvidaron de incluir en el episodio anterior, el trepidante y más entretenido La Formación de los Continentes.


Excepto por momentos muy concretos (y en exceso aislados) y algún que otro (aunque poco sorprendente) guiño cinéfilo, El Gran Cataclismo avanza a ritmo muy lento. Almibarado, aburrido y con muy pocos alicientes en su haber. A Ice Age ya le empieza a pesar esa inevitable sensación de déjà vu que desprende. Renovarse o morir. O, en este caso y tal como he dicho anteriormente, lo mejor sería congelarse. Cuando ya ni las locuras de Scrat animan la platea, es mejor tirar la toalla.

3 comentarios:

El Señor Lechero dijo...

Después de cinco pelis, me parece a mí que la franquicia está más que agotada

Anna Maksimovskiy dijo...

Divertido, no es peor que las partes anteriores) Se puede ver que ya están aquí: Ver Ice Age: El gran cataclismo (2016)

Juanito dijo...

Excelente!, aca dejo un enlace donde la pueden ver online!,
https://pelisgo.tv/ver/222-ice-age-collision-course-ice-age-5.html
espero que les sea de utilidad.