31.3.15

Hasta que llegó su hora (y media)


Dirigida por Phil Alden Robinson (un hombre que llevaba desaparecido desde el 2002 tras estrenar Pánico Nuclear), llega ahora a nuestras pantallas su último trabajo, El Hombre Más Enfadado de Brooklyn, un film cuyo único aliciente es la presencia en él del desaparecido Robin Williams, protagonista, casi absoluto, de este despropósito de connotaciones claramente televisivas.


A no ser por la figura del llorado Robin Williams y de la siempre efectiva Mila Kunis (una chica a la que recientemente la encontramos hasta en la sopa), este sería un producto que, a buen seguro, nunca se habría estrenado en España, ya que es el típico título que, en general, se edita directamente en formato casero.

De hecho, se trata de un remake de The 92 Minutes of Mr. Baum, un viejo film israelí de 1977 que no conocíamos por estos lares y que, al igual que éste, narra los 90 minutos de pánico total que vive un tal Henry Altmann cuando la joven doctora que sustituye a su médico de cabecera, le comunica airada, ante la mala educación de su paciente y para sacárselo de encima, que tan sólo le queda una hora y media de vida, motivo por el cual el amigo Altmann, un tipo enfadado con el mundo y consigo mismo, emprenderá un largo recorrido por las calles de Nueva York intentando localizar a sus familiares y amigos con la intención de despedirse de ellos.


A medio camino entre la comedia más estúpida y simplona y el melodrama lacrimógeno y sentimentaloide, la cosa va avanzando de manera rutinaria y sin ningún tipo de ángel. Ahora un chistecito tontorrón, luego un poco de intensidad dramática de lo más resbaladizo y, de nuevo, otra bromita inaguantable. Para rematar el sublime ejercicio, súmenle un cansino festival de aspavientos y muecas de un Robin Williams totalmente pasado de rosca, amparando, en todo momento, la simplicidad de un producto que, en su recta final, apuesta por una sobredosis de almíbar de lo más previsible. Suerte de los ojazos de la Kunis, que esos si valen un potosí.


No pierdan el tiempo y dedíquenlo a otros menesteres más provechosos. No están los tiempos como para tirar sus euracos en banalidades como esta.

4 comentarios:

Gustavo Miguel Cárdenas Hernández dijo...

Muy buena critica, la verdad da luces sobre esta interesante pelicula, recomieendo tambien visitar un blog de critica http://criteriameum.blogspot.com/

Spaulding dijo...

Para mi, don Gustavo, que no se ha leído ni una palabra de esta crítica...

caligula dijo...

Supongo que ya lo sabrá pero no puedo dejar de informar: Se ha muerto Manuel de Oliveira. 106 años el tío! qué pasote!

El Señor Lechero dijo...

No sé ustedes, pero ahora, cada vez que veo una peli del Williams (en modo "buen rollito y optimismo a tope") no puedo evitar un cierto revoltijo en el estógamo, que diría Miliki.